Grupos civiles piden al Gobierno de Suu Kyi que refuerce el comité de DD.HH.

Bangkok, 9 oct (EFE).- Una docena de organizaciones civiles reclamó hoy al Gobierno birmano de la nobel de la paz Aung San Suu Kyi que refuerce la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Myanmar (MNHRC, sigla en inglés) para que tenga un impacto decisivo en el desarrollo del país.

“Hasta la fecha, la MNHRC ha sido incapaz de adoptar acciones decisivas en casi todos los casos y situaciones críticas de derechos humanos”, señaló en un comunicado el director de Genuine People’s Servants, Thwin Linn Aung.

“Myanmar afronta un momento crítico en su historia, con varias crisis de derechos humanos en todo el país. Ahora más que nunca, necesitamos una institución de derechos humanos fuerte, capaz y con principios, que sea independiente del Gobierno y del Ejército”, añadió el activista.

Junto al llamamiento se presentó el documento “Return to Sender”, que no es más que el capítulo dedicado a Birmania (Myanmar) por el informe de este año de la Red Asiática de Oenegés en Instituciones de Derechos Humanos Nacionales (ANNI).

El estudio expone la situación actual en Birmania, incluye casos, propone soluciones y concluye que la MNHRC, en sus casi siete años de vida, “aún tiene que probar que es una institución comprometida con la defensa de los derechos humanos”.

“Los militares birmanos han cometido, de manera generalizada y sistemática, algunas de las peores violaciones de los derechos humanos contra civiles en áreas afectadas por conflictos étnicos, como en los estados Rakáin, Kachin y Shan”, denunció el director ejecutivo de Progressive Voice, Aung Khaing Min.

“Y aún así, la MNHRC no ha adoptado ninguna acción decisiva contra los culpables o las instituciones que perpetraron esos crímenes”, añadió el birmano.

La comisión de investigación de la ONU sobre las violaciones a los derechos humanos cometidas en Birmania publicó en septiembre su informe más completo, que denuncia elementos de “genocidio intencional” por parte del Ejército birmano contra la minoría rohinyá en Rakáin (oeste).

Este informe de Naciones Unidas, cuyas conclusiones rechaza el Gobierno birmano, también denuncia crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad en Rakáin, Kachin y Shan.

Cerca de 725.000 rohinyás, una etnia mayoritariamente musulmana, cruzaron la frontera de Rakáin con Bangladesn para escapar a las operaciones militares en la región lanzadas el 25 de agosto de 2017 en represalia a una treintena de atentados de insurgentes.

Los firmantes del llamamiento de hoy son Action Committee for Democracy Development, Burma Monitor, Future Light Center, Generation Wave, Genuine People’s Servants, Asociación de Defensores y Promotores de los Derechos Humanos, Human Rights Foundation of Monland, Kachin Women’s Association Thailand, Loka Ahlinn, Smile Education and Development Foundation, Synergy y Progressive Voice. EFE

View this original post HERE.

Related Posts: